Raton tactil Logitech T620

Después de mucho tiempo con ordenador de sobremesa en casa con Linux, mayormente Madriva y últimamente Debian, me he pasado a un portátil, con Windows 8.

No me parece tan malo como lo pintan, es acostumbrarse a que las cosas están en otro sitio. Lo que si que le veo es que si no tienes un dispositivo que permita gestos se hace más incómodo.

Así que me compré un ratón Logitech T620 en blanco, a juego con el portátil. Bonito es, o por lo menos a mi me lo parece, pero práctico… hay que matizar un poco. No es que me parezca malo, pero si tiene algunas cosas un poco incomodas.

Como no tiene botones en la superficie que tocas con los dedos, porque es táctil, el pulsar un botón u otro a veces no es muy preciso, sobre todo si tienes el dedo tirando hacia el centro. Hay que decir que los botones si existen pero están en la parte que toca con la mesa o alfombrilla. Es acostumbrarse, simplemente al principio se hace raro.

Lo peor de todo es que a veces los gestos los interpreta sin que tu los hayas querido hacer. Me explico. Para sacar la barra de la derecha, donde puedes apagar el ordenador hay que hacer un gesto en el lateral derecho del ratón hacia la izquierda, igual que en las zonas de gestos de los portátiles. En el sensor del portátil no hay problema, porque tienes que hacer ese gesto expresamente, pero con el ratón a veces cuando vas a cogerlo por los laterales para moverlo se lía y piensa que quieres sacar la barrita.

La de la derecha no es mucho problema pero la de la izquierda es la de pasar a otra aplicación, que es más molesta.

Luego hay otro gesto que está integrado con los navegadores para avanzar y retroceder de página. No es la primera vez que me ha ido a la página anterior sin yo quererlo.

En resumen, me parece un ratón un poco delicado. Yo lo uso para casa, así que no le doy un uso muy intenso, pero para trabajo quizá pueda exasperar un poco.

Deja un comentario