Nube casera

Quiero hacerle justicia a un aparatito que me ha sorprendido sobremanera, de hecho tengo 2.

Es la RaspberryPi. Un pequeño ordenador con fines educativos del tamaño de una tarjeta de crédito, que corre un Linux. Según lo que dicen viene a tener la potencia de un ordenador de hace 10 años.

Yo lo tengo para proporcionarme varios servicios.

  • Los web antiguos míos, y un dominio que tiene mi padre, sin usar.
  • También me da un servicio de VPN, para poder conectarme desde el exterior a la red de casa cuando lo necesito.
  • Me sirve también como repositorio de backup de Git
  • Por último me sirve como estación de descarga, sin necesidad de andar dejando el portátil encendido.(Si soy un raro de los que se bajan los ISO de las distribuciones Linux)

Antes tenia la frambuesa en una caja, un poco tirada al lado de la Wii, pero he descubierto las cajas de Pimoroni y lo he puesto en un lugar algo más fijo, está detrás de la tele/monitor de mi cuarto, utilizando un adaptador VESA

A la otra le doy un uso un poco más itinerante, sirviéndome de reproductor multimedia, y lo que se tercie.

Deja un comentario