La muerte del ordenador y el nacimiento de…¿la nube?

Queda ya un poco lejos la época en la que el que tenia un ordenador era un privilegiado. Hoy día es muy normal tener mas de uno.

En mi caso tengo un ordenador de sobremesa en mi casa, el ordenador del trabajo, un netbook para poder navegar en el pueblo y un teléfono con sistema operativo Android en el que también accedo a Internet.

Esta diversidad ocasiona que la forma de utilizar el ordenador varíe con respecto a los primeros años. En los primeros tiempos en los que los ordenadores no estaban conectados a Internet la cosa era relativamente sencilla, ya que había pocos ordenadores y lo que se compartía entre ellos era relativamente poco, algún programa y poca cosa mas. Cada uno tenía sus cosas en sus ordenadores. Era la época de lo que alguno ha llamado la red zapatilla. Una caja de disquetes era el medio de compartición. Luego se fue ampliando con las Iomega Zip, los CD y los DVD.

Hasta que llegó Internet y se vino acompañado de la popularización de la informática. Se empezó a trabajar con el correo electrónico y los navegadores, pero tampoco había demasiados ordenadores. Normalmente el de casa y el del trabajo y lo que se compartía se seguía haciendo mediante soporte físico o como mucho en algún CD.

Pero los tiempos cambian y hoy tenemos multitud de aparatos que se conectan a Internet y que han dejado obsoleto el modo de usar el ordenador.

En estos momentos el tener, por ejemplo el correo POP3 descargado en un ordenador es algo incómodo ya que puedo necesitar la información que tengo ahí en cualquier momento. Antiguamente ante esta situación lo que hacías era aguantarte, pero hoy día te acaba resultando mas útil el emplear un correo web al que tienes acceso desde casa, el trabajo el netbook del pueblo o el mismo teléfono móvil.

Otro servicio que suelo utilizar y que también ha sufrido esta adaptación es el de las noticias RSS. Antiguamente utilizaba un programa en mi ordenador de casa, hasta que empecé a usar el lector de Reader de Gmail, que me permite leer las noticias en cualquier dispositivo y que una vez leído no me aparezca como pendiente de leer en otro ordenador.

Esta tendencia me acaba llevando a que todos los iconos que tengo en el escritorio de mi ordenador de casa son enlaces a webs. Es decir el modelo de aplicaciones web del que tanto habla Google.

Es una filosofía parecida a la del los netbooks y el concepto de suficientemente bueno. Es decir, para el día a día no necesito un ordenador potente si lo que hago es navegar, leer el correo, chatear, redes sociales, etc…

Y para esto las aplicaciones web son mas que suficientes.

Deja un comentario