El placer del afeitado

Hay personas a las que le chirría el poner en la misma frase la palabra placer y la palabra afeitado. Es algo rutinario que hay que hacer todos los días, para «asearse».

Agua en la cara, un par de meneos al bote de espuma, aplicar en la cara y ras, ras, ras con la match 3 de turno.

Yo también era de esa opinión hasta que, no se como, acabé viendo un vídeo de YouTube sobre afeitado clásico. Me picó la curiosidad y al final me aminé a probar, total era barato.

Empecé tranquilo solo substituyendo la espuma de afeitar de bote por las cremas o jabones de afeitado clásico. Afortunadamente en la perfumería del barrio tenían productos de afeitado tradicional, así que me hice con una brocha de tejón y la crema de afeitar verde de proraso, la de menta y eucalipto. No fue la mejor idea, porque era invierno y enfriarte la cara más de lo que ya la tenias…

Problemas

Tiene un problema esto del afeitado clásico y es que los consumibles son relativamente baratos. Una buena crema o jabón te sale por diez euros y una brocha por unos quince. Así que empiezas a picar, y ahí es donde se complica. Hay tantas cosas que probar y se gastan tan lentamente…, y eso que solo me va el tema software (los jabones, las cremas y los aftersaves, resumiendo lo que tiene aromas), no tanto el hardware (maquinillas, cuchillas, brochas,…).

Me he auto impuesto un límite, solo lo que entra en una caja que tengo en el baño.

Sensaciones

No voy a negar que los comienzos son un poco duros sobre todo porque la técnica es diferente entre las maquinillas multihojas (match 3 y similares) y hay que ir cogiéndole el truco y buscando las cuchillas que mejor se adaptan a tu cara y tus preferencias.

Pero una vez que lo has hecho es cuando empiezas a disfrutar. Os pongo en situación. Barba de un par de días, con la brocha Semogue 1305, que tiene el pelo relativamente largo, jabón de afeitar truefitt & hill Luxury que huele a lavanda> o Castle Forbes Lime, que huele a lima. Y sobre todo tiempo para disfrutarlo.

La brocha con ese pelo tan largo que tiene, junto con la barba ligeramente larga de un par de días, en la que vas notando como te va masajeando toda la cara levantando ligeramente la barba. Todo ello envuelto en el aroma a lavanda o a lima del jabón. ES-PEC-TA-CU-LAR A veces me gustaría que durase un poco más.

A esto hay que añadir que las maquinas de doble hoja cortan mucho mejor la barba de un par de días que las maquinillas multihojas, que dan más tirones.

Como justificarlo

Dicen que somos animales emocionales y que tomamos decisiones emocionalmente y luego las justificamos racionalmente.

La forma clásica de justificar racionalmente el afeitado clásico es mediante la cartera.

El afeitado con multihojas, llamemosle moderno, requiere muy poca inversión inicial. Solo las maquinillas y el bote de espuma. A diferencia del afeitado tradicional que requiera la brocha, la maquinilla y el jabón.

La diferencia viene en los consumibles, es decir las cuchillas. Un paquete de 100 cuchillas de por ejemplo la marca Astra modelo «verde» que es el que mejor me va a mi son 15 euros y a 3 afeitados por cuchilla te puedes afeitar casi durante un año. Se podría alargar un poco más el uso de las cuchillas, pero con el precio que tienen no merece la pena arriesgarse a un afeitado incomodo.

Los recambios de las multihojas son tremendamente caros, con lo que al final lo que acabamos haciendo todos es alargar el uso de las cuchillas, hasta que ya mas que cortar arrancan el pelo.

Una brocha maja son unos 15 euros y una maquinilla unos 30. Los jabones andan sobre los 10 euros.

Una respuesta a «El placer del afeitado»

Deja un comentario